Víctor Alexander Julio Morelo.

victor-morelo

"Sí vale la pena arriesgarse tomando decisiones, para darle paso al cambio"


Tengo dos años, once meses y nueve días exactamente, de estar en Bogotá. Soy de Chigorodó...Urabá. Empecé a trabajar en la Escuela, a los catorce días de haber llegado. Soy el conserje de la sede de la Sabana.

¡Me fascina lo que hago!. Me pusieron en un trabajo, en donde está mi personalidad. Yo soy de los que habla, de los que se ríe, de los que se goza el frío...de estar con la gente e intercambiar vivencias. Puedo ser al cien por ciento, como realmente soy. Desde muy pequeño se me ha dado muy fácil el hacer amigos. En una charla de un segundo con alguien, es como si ya nos conociéramos de toda la vida. Yo vengo de una zona rural y siempre hice las veces de líder comunitario, de líder deportivo, siempre he trabajado con gente...siempre con el fin de ser un orgullo para todos y de mejorar el lugar en donde yo esté. El ser amable, cordial y expresivo, son mis mejores cualidades.

La ciudad a mí me ha acogido bien. Primero, por la estabilidad laboral, ¡ya tengo casa propia!. Si Dios lo permite, me la entregan en Diciembre. Es un logro muy grande, para mi familia y para mí. Segundo, por haber llegado a la Escuela...encontré un apoyo muy importante en lo personal, en lo laboral y sobre todo...amigos. Yo puedo decir con plena convicción, que tengo un empleo envidiable. Cuando yo le cuento a mis familiares o a mis amigos, qué es la Escuela, lo qué hacen y como me acogieron, me dan la razón. Ellos le han contado a muchas personas, y cuando tengo contacto con alguien, de quien hace mucho no sabíamos nada el uno del otro...en general, me felicitan por la vida que llevo ahora. Ha sido un giro para bien, comparada con la vida que llevaba en Urabá. Mi familia y yo, ahora tenemos calidad de vida.

Uno de mis primeros momentos felices en la Escuela, fue para la celebración del cumpleaños de un ingeniero. Yo estaba recién llegado, pero igual me invitaron, le cantamos el feliz cumpleaños, comí ponqué y hasta escuchamos vallenatos. ¡Yo me dije, este es mi lugar!

El estar en contacto con los estudiantes, es algo que me ha ayudado a crecer como persona. Cuando ellos me cuentan sobre sus vidas, sobre sus experiencias que no han sido fáciles...que en su mayoría no son de Bogotá, y sin embargo se comprometen con la vida, con aprender, con ellos mismos...eso me inspira.

Algo que he aprendido a lo largo del camino, es no temerle al cambio. Sí...eso significa dejar atrás lugares, seres queridos, vivencias. En un punto eso da miedo, pero sí vale la pena arriesgarse, tomando decisiones para darle paso a ese cambio, cayendo en cuenta de que el mundo es grande, y de que hay otros lugares y otras personas, que lo están esperando a uno, para aprovechar en el buen sentido de la palabra, la cualidades que uno tiene, para a partir de ahí, construir sociedad.


Víctor Alexander Julio Morelo.

Conserje sede Sabana. 


Volver

________________________________
 
           facebook-50pxyoutube-50pxTelefono-50px



catalogo_2014_down



Panade_down


escuela_restaurante_down



petc_down

AECID UE MS Cuso USAID CAF

SENA AMIGOS MINCULTURA2 OIM BWFF