Leonel Alfonso Rodríguez. Estudiante del taller de construcción, en pasantías.

"Somos del barro, venimos del él y a él volveremos...
...que no se me olvide"
 
Leonel_Rodriguez Vengo de una familia muy humilde, desde muy pequeño empecé a trabajar en la construcción, por eso escogí este taller. Lo primero que empecé a hacer fue a entrar materiales, luego fui haciendo otras cosas como puntero y maceta. Cuando llegaba del colegio y como no tenía nada que hacer, me iba para una construcción que había al lado de mi casa...me ponía a ayudarles a los obreros.

Empecé a trabajar desde tan temprano, porque...primero, no quería quedarme por ahí en la calle como vago, y segundo porque siempre he tenido la conciencia de ayudar a mi mamá. Yo exploré muchos campos de aprendizaje y de trabajo. Hay una canción que dice, que uno no es lo que quiere, sino lo que puede ser. Y dentro del campo laboral, generalmente se me presentaba el de la construcción. Lo tomé, porque lo conozco, porque me gusta el ambiente que se vive y porque me gusta hacer cosas con las manos, cosas de fuerza y sobre todo no quedarme quieto.

Con los trabajos que me salían, no me alcanzaba el dinero para estudiar. Y...las necesidades de la vida diaria, le cortan a uno la perspectiva. No me imaginaba que como venía haciendo las cosas, pudiera llegar a estudiar. Un amigo y egresado de aquí, Francisco Canesteros, me hablaba de la Escuela Taller. Yo no le hacía mucha fuerza, porque no creía que hubiera un lugar para estudiar que le pusiera a uno todo. La verdad apliqué, como por no dejar...y sí pasé, aquí estoy.

Me he fortalecido en aspectos en que no sentía propiedad, como en liderazgo, autoestima, autoconfianza. Lo empecé a sentir a través de lo que me brindaba la profe Liliana, y mis compañeros. Gracias al trato diario con ellos, aprendí a ser caballero...creo que era muy machista. Aprendí a ser sano para hablar, pero sobre todo eso...a hablar, yo era muy encerrado en mí. Aprendí a ser pulido en cómo me visto, ahora entiendo que hay diferentes espacios y ya los sé manejar.

...a través de preguntas personales y de espejos, reforcé algo que yo pensaba...hacer algo bueno por mí, sin hacerle daño a la sociedad, antes lo contrario...aportarle. Ayudar a mi mamá, quiero cosas buenas para ella...le ha tocado muy duro. Quiero que ella se quede en su casa, en paz.

Hace un tiempo y después de muchas dificultades, retomamos contacto con la familia. Mi mamá le habló a mi abuela, para que le dejara la parte de la herencia que le correspondía, después de mucha insistencia, ella aceptó. Le dejó un terreno. Estaba bastante descuidado, el piso era irregular. Yo con calmita empecé a limpiarlo, a emparejarlo. Con pesitos hemos echado piso, entejamos...pusimos puertas y ventanas. Cuando recién nos pasamos con mi mamá, sólo había gas, ahora ya tenemos luz. El agua la seguimos subiendo en baldes, la repartimos para lo que más se necesite.

Cada vez que conseguimos platica, en la casa la invertimos. Siento que eso es progreso, es ir construyendo e invirtiendo en algo que inspira a seguir adelante. Con lo que aprendí en la Escuela Taller, y con lo que traía de años atrás, ya tengo la autoridad para decir cómo se hace, y lo hago. La semana que viene, ya empiezo a hacer las bases...el diseño de la casa, lo tengo en mi cabeza. Yo sólo la voy a construir, como yo sé, yo mismo la hago. Así queda mejor. Yo sé que mi mamá va a estar muy feliz...más cómoda en su propia casa.

En el primer piso vivirá mi mamá, y el segundo piso será para mí. Será mi propio espacio. Cuando termine con los materiales que ya tengo comprados, buscaré trabajo y comparé más...voy paso a paso.

Yo quisiera decirle a los compañeros que entran a la Escuela, que...hay cierto estado de la vida, en que uno cae en cuenta de que no está haciendo nada. Las oportunidades se presentan y hay que tomarlas. Yo en la Escuela cambié de mentalidad, me di cuenta de que estudiar es bueno, que no hay que quedarse sólo en trabajar. Yo aquí vine a vivir muchas cosas, que debí haberlas hecho mientras estaba en el colegio, no las hice porque todo era trabajo, ahora entiendo lo importante de vivir esa etapa. El diploma es muy importante porque certifica, que yo sé hacer un trabajo, si la cosa se queda solamente en palabra, a uno no le creen.

Yo conozco mucha gente que ha tenido estudio, y ahora tienen sus cosas. Que el carro, que la moto, el apartamento...y ya son diferentes. Entre más tienen quieren tener más, para conseguirlo se pasan por encima de la gente, se les olvidó de dónde vienen. Yo no quiero eso para mí, yo quiero seguir siendo humilde, recordar que somos del barro, venimos del él y a él volveremos...que no se me olvide.


Volver
_________________________
 
           facebook-50pxyoutube-50pxTelefono-50px



catalogo_2014_down



Panade_down


escuela_restaurante_down



petc_down

AECID UE MS Cuso USAID CAF

SENA AMIGOS MINCULTURA2 OIM BWFF