Juan Diego Garnica.
Juan-Diego-Garnica-PI

Yo me acuerdo que cuando tenía once años mi abuelita se enfermó, estuvo sin poderse levantar por varios días. Yo siempre viví con ella, y yo creo que mi amor por la cocina se despertó sobre ese tiempo…por esos días que ella estuvo en cama. Desde ahí me dirigía en la cocina, cómo era que debía ir preparando el almuerzo. Eso me decía pique tal cosa, pruébelo de sal, revuelva esto así…mi primer plato y bajo su dirección fue un arroz con sudado de carne.

La cocina es un arte, a mí me ha inspirado no sólo a hacer preparaciones, sino también a querer aprender sobre otras culturas, otras tradiciones, otras formas de pensar…en el mundo hay muchísimos ingredientes que uno a veces no se da por enterado. Quiero viajar y ser libre a través del conocimiento. He ido descubriendo que al cocinar, encuentro una forma de expresarme. Mis estados de ánimo quedan en el plato terminado. A veces he cocinado con mucha rabia, pero al probar lo que hice y sentir que quedó rico, ya con eso tengo y se me pasa.

Me gustaría estudiar psicología para fusionarla con la cocina…estudiar la mente humana. Mirar a alguien a los ojos y poder entender cómo siente…prepararle alguna receta en especial para transmitirle sensaciones que compensen su estado de ánimo. Sé que a través de la comida se va a sentir mejor.

Por este año estoy de lunes a viernes estudiando en La Escuela y los fines de semana trabajo en una panadería artesanal que está en la vía a La Calera. Ya para el otro año quisiera viajar, ver cómo hago para estudiar psicología, pero sobre todo quiero empezar a realizar mi proyecto de vida. Esto último es algo que he aprendido aquí en La Escuela, además de creer en el apoyo, en las oportunidades y en que si hay motivaciones. ¿Qué he hecho por La Escuela?...la he hecho quedar bien. Por ejemplo el día que hice el servicio para la embajada de Francia, me felicitaron por el buen trabajo que hice. Fue mi primer evento y me halagaron…eso hizo que me motivara más en la cocina y cuando a uno le dicen cosas buenas con respecto a lo que está haciendo, eso hace que uno se esfuerce y lo haga con más dedicación.

…no hay que permitir que acaben con los sueños, por más problemática que haya nunca hay que dejar de lado los proyectos que uno tiene. Hay que levantarse todos los días, con eso que uno quiere, poniéndolo en la cabeza y en corazón…


Juan Diego Garnica.

Estudiante del taller de cocina.


Volver

_____________________
 
           facebook-50pxyoutube-50pxTelefono-50px



catalogo_2014_down



Panade_down


escuela_restaurante_down



petc_down

AECID UE MS Cuso USAID CAF

SENA AMIGOS MINCULTURA2 OIM BWFF